20.10.20

LOS GRANDES ENEMIGOS DE LA VERDAD EN LA ERA DEL CONOCIMIENTO (PARTE II): LAS MENTIRAS Y LOS ENGAÑOS

                                                                                                                    Imagen de Gerd Altmann en Pixabay


 LA IMPORTANTE DIFERENCIA ENTRA LA MENTIRA Y EL ENGAÑO

Este es el segundo artículo que comparto en el que hablo de los enemigos de la verdad. Podéis leer el artículo sobre las creencias y los dogmas aquí.

En esta ocasión, hablaré sobre la mentira y el engaño:
 

Las dos primeras acepciones de la RAE de mentira son:

1. Expresión o manifestación contraria a lo que se sabe, se piensa o se siente.

2. Cosa que no es verdad.”


La primera acepción de la RAE de la palabra engañar es:

Hacer creer a alguien que algo falso es verdadero.”


Aunque son similares estos dos significados, no son iguales.


Yo miento cuando digo algo que no es verdad. Pero también te puedo engañar o inducir al engaño, cuando, sin necesidad de mentir, te hago creer algo que no es verdad.


Y el mejor ejemplo lo tenemos en la publicidad, que en multitud de ocasiones nos engaña, pero sin mentir. Pongo varios ejemplos:


¿Acaso cuando compramos una hamburguesa, la foto no nos hace pensar que realmente es más grande de lo que es? ¿acaso alguien duda de que este engaño no es deliberado? Sin embargo, los gobiernos obligan a estas empresas a decir el peso exacto del alimento que nos están vendiendo. Pero, ¿alguien que no siga una dieta estricta mira alguna vez el peso de una hamburguesa cuando va a comprarla?


Lo mismo ocurre cuando compramos ciertos artículos en el supermercado. Muchos de los envases nos hacen pensar que el contenido es mayor que el que realmente luego nos encontramos. O artículos como los néctares, que muchas veces no sabemos distinguir de los zumos, ya que la imagen del envase es prácticamente idéntica.


Por otro lado, cuando ocultamos la verdad, aunque sea sin mentir, estamos tratando de inducir a error a la otra persona con la intención de engañar.


El engaño se encuentra por todas partes en nuestra sociedad, pues no es tan fácil de identificar como las mentiras, por lo que es mucho más peligroso que estas.


Por último, os dejo aquí otros dos artículos en los que doy ciertas pautas para aprender a discernir:


¿Cómo aprender a discernir? ¿cómo distinguir la verdad de la mentira?

¿A quién creer? Cómo gestionar la información

0 comentarios: