1.8.16

Reflexiones sobre mi paso por el partido Ciudadanos

No me arrepiento del tiempo que estuve en Ciudadanos y de haber conocido a tantas personas maravillosas, dispuestas a trabajar y a luchar por su país, personas que proveníamos de las ya antiguas y desfasadas ideologías de izquierdas y derechas, que sí, que perfectamente se pueden equilibrar como bien lo ha hecho Christian Felber en su "Economía del Bien Común". 

Creo que aún tenemos mucha inmadurez política en España y que los nuevos partidos nos han decepcionado un poco porque esperábamos más de ell@s. Pero los partidos no son más que organizaciones sociales que reflejan lo que la sociedad es. 

Much@s de los que nos fuimos de Ciudadanos o directamente nos expulsaron, estamos enfadad@s porque todo ocurrió de una forma muy injusta y despótica cuando lo único que queríamos era ayudar a crecer a través de nuestra crítica constructiva, yo creo que nunca se faltó al respeto a nadie, ni se infringió ninguna normativa, todo lo contrario, fueron algunas personas que gobernaban el partido las que infringieron las normas y nos engañaron desde el principio comenzando por el artículo 1 del Reglamento de Primarias que decía que en las agrupaciones de menos de 150 afiliad@s (casi todas las de los pueblos medios y pequeños de España), no se podían realizar primarias y l@s candidat@s eran elegid@s a dedo (como me pasó a mí, que me eligieron y con orgullo digo que renuncié a ello por principios). Esto es contradecir la publicidad de democracia interna de la que por activa y por pasiva presumíamos en Ciudadanos.  

Pero creo que a pesar de ello, hay que reconocer y agradecer que este partido se fundó en base a unos manifiestos e ideas muy innovadoras, y que son un antes y un después en la política española. Los valores y principios sobre los que se redactaron esos manifiestos eran nobles, buenos y justos. Los programas que estuvimos elaborando entre tod@s con esfuerzo en el poco tiempo libre que tienen personas que se dedican a sus trabajos y a sus familias, están muy bien elaborados. 

El problema es que la mayoría de votantes, no se implica en las organizaciones, y en C's no conocían muchas veces a quienes estaban votando, y como pasa siempre, se vota a quien se conoce, a quien sale en la tele, a quien se promociona en las redes (y otro juego sucio que se hizo fue promocionar a personas en redes y medios en detrimento de otras), y también se vota a quien cae bien en vez de a quien tiene un buen curriculum, experiencia social demostrada, etc. Por otro lado, se creó una especie de sectarismo en la cual l@s líderes eran indiscutibles. Y en el momento en el que en una organización social, l@s líderes son indiscutibles, la democracia pierde sentido.

La verdadera democracia en España y en la mayoría de los países del mundo, aún es una quimera, porque para que haya democracia, tod@s deberíamos saber hacer un buen uso de la libertad, como nos explican Erich Fromm en "El miedo a la libertad", Jiddu Krishnamurti en "La libertad, primera y última" o Fernando Savater en "Ética para Amador", 3 libros que considero que deberían ser lectura obligada en los institutos, y que básicamente hablan de la libertad de pensamiento, cuyo enemigo número 1 es el "qué dirán", que gobierna nuestras mentes, y de la importante diferencia entre Ética (lo que yo pienso que es correcto) y Moral (lo que una sociedad, por costumbre, considera que es correcto), como bien reza también el subtítulo de este blog.

Por tanto considero que los nuevos partidos no han fracasado. Simplemente han abierto un camino que debe seguir adelante, debemos seguir trabajando en construir la democracia, pero para ello debemos trabajar en los valores de libertad, empatía, asertividad, diálogo, respeto o agradecimiento.

Si quieres que tu sociedad cambie, haz una mirada crítica hacia tu interior y huye de casarte con unas siglas para siempre, ser fiel a una ideología, grupo social o forma de pensar. Aprende a escuchar al otr@ por muy diferente que creas que sea. Preocúpate por la política y sociedad, implícate, sé activista, atrévete a pensar por tí mismo por mucho que en tu familia, grupo de amig@s o grupo social puedas ser rechazado por ello. Hasta que cada un@ de nosotr@s no tengamos el valor de pensar y actuar sin miedo al qué dirán, y estemos informad@s adecuadamente de aquello que votamos, huyendo también de confiar excesivamente en los medios de comunicación, no habrá una democracia sana.

Os dejo a uno de l@s compañer@s que fueron injustamente expulsad@s de Ciudadanos, con tod@s mis respetos a toda la buena gente que sigue habiendo en el partido, a l@s que me gustaría pedir, que sigan luchando porque se mantengan los valores que se crearon en sus comienzos, que se exija el cumplimiento de la normativa, y que no se ensalce en exceso a sus líderes. Y dirigiéndome a quienes ya no estáis en el partido, que por favor, sigáis mostrando respeto y agradecimiento hacia él, que las críticas sigan siendo constructivas y no destructivas, pues ha sido mucho lo que nos ha regalado, y lo que nos ha hecho aprender de la sociedad y de la política.


0 comentarios: